Chile - “No al TPP” es “Sí al Río Caliboro” para la agricultura en Los Angeles

Posted by Socialismo Revolucionario on martes, agosto 30, 2016
Foto:  Directiva del Comité de Defensa de las Aguas del Río Caliboro


 “No al TPP” es “Sí al Río Caliboro” para la agricultura en Los Angeles

Por Lucía Sepúlveda Ruiz


En Los Angeles, un conversatorio sobre las amenazas que el TPP representa en el logro de las demandas sociales, organizado por la organización local “Newen Kimun” en el auditorium del Liceo Comercial,  incluyó el pasado 12 de agosto entre los panelistas a José Haroldo Puentes Medina, agricultor,  y  presidente del Comité de Defensa de las Aguas del Caliboro. Así, en la práctica se unieron las luchas contra un acuerdo que representa un candado para la movilización social, y la demanda local por la recuperación del agua del río Caliboro. Esa demanda la levantan  agricultores que quieren producir hortalizas sanas para abastecer a Los Angeles.

Lucía Sepúlveda, de la plataforma Chile Mejor sin TPP, expuso sobre cómo el tratado operaría como un “congelador” para mantener leyes injustas como el actual Código de Aguas e  impedir leyes a favor del medio ambiente,  y agregó que  elevaría el precio de los medicamentos biológicos debido a la extensión de las patentes. Fabiola Foraste,  de Newen Kimun y Aminatananda Das, del Pacto Mundial Consciente, llamaron a la comunidad a defender sus derechos y a comprometer a  los parlamentarios que representan a la región, a rechazar el Tratado Transpacífico TPP con su voto en el Congreso.

José Puentes explicó a los asistentes que los agricultores no logran entender por qué las autoridades llevan años sin adoptar medidas frente a la grave contaminación que afecta a 600 regantes por la contaminación de las aguas por tres empresas de piscicultura para las salmoneras, STH Inversiones, SEA Salmón y recientemente, Quetrun Rayen. Tras la cría de alevines en el cauce del río las empresas devuelven las aguas sin tratamiento alguno.

Peligros del TPP
La exposición de Lucía Sepúlveda enfatizó en peligros para la agricultura y la soberanía nacional, señalando  que el TPP obliga a Chile a ratificar el Convenio UPOV 91 de privatización de la semilla, fortalece a empresas transnacionales como Monsanto, y establece tribunales internacionales para que los inversores demanden a los Estados cada vez que consideren que hay obstáculos al comercio, o cuando vean amenazadas sus expectativas de ganancia por ciertas políticas públicas o por la existencia de medidas estatales de protección a los productores nacionales. Sostuvo que en el tema del agua, tan vital para la agricultura como  la semilla, el TPP está operando como un blindaje que impida cambios, y mantenga intacta la Constitución que define el agua como una mercancía.  El  Movimiento Social de Defensa y Recuperación del Agua, que forma parte de la Plataforma Chile Mejor Sin TPP,  sostiene que el agua es un derecho humano y aboga por la derogación del Código de Agua que imposibilita llevarlo a la práctica. Siete relatores Internacionales y expertos de Derechos Humanos de Naciones Unidas  han criticado a los gobiernos promotores del TPP señalando precisamente que amenaza los derechos humanos a la salud y la alimentación, así como los de pueblos indígenas, entre otros. Según las disposiciones del  TPP, un cambio de fondo a la legislación chilena relacionada con el agua podría implicar una demanda internacional al Estado, sobre la base de posible afectación a las  ganancias de la minería transnacional y la agroindustria. Estas demandas se entablan en tribunales internacionales que no dan garantías de debido proceso y tendrían costos millonarios para el Estado chileno. Por el contrario, el TPP no permite al Estado ni a las comunidades afectadas por megaproyectos de inversores transnacionales presentar demandas por daños o contaminación.  

José Puentes sí sabe de contaminación de aguas. Junto a Yolanda Sepúlveda y David Ortiz,   miembros de la directiva del comité de Defensa del Caliboro, él ilustró por su parte la dramática realidad que viven hoy los productores agrícolas de Los Angeles, avasallados por empresas que no toman en cuenta los derechos de los regantes, que han recibido sus aguas  de generación en generación junto a sus terrenos. Puente tiene 6,1 hectáreas de hortalizas que trabaja todo el año, al aire libre y bajo invernadero. Río abajo, el Caliboro tiene 65 km de largo por 8 km de ancho, que permiten el riego de  unas 50.000 hectáreas de suelos arenosos de muy buena calidad para la agricultura.

“No son culpables los extraterrestres”
“Antes nosotros podíamos sacar agua del río con un balde y beberla. Ahora el agua tiene olor y color”, denuncia el dirigente. “Hoy en el río ya no hay pejerreyes, ni bagres ni camarones ni choritos. ¡Y no creo que se los hayan llevado los extraterrestres!” remata, disculpándose por no ser más elocuente “porque yo sólo sé de siembra y de trabajo en el campo. Nosotros no queremos ir a formar parte de los cordones marginales en la ciudad. Los regantes somos una comunidad formal, pagamos impuestos. Las pisciculturas han invadido nuestro territorio y lesionado nuestra fuente de trabajo.  Mis hijos trabajan conmigo y los insto a que no se vayan, que sigamos produciendo los alimentos para Los Angeles. Nuestra producción es lo más orgánica posible, usamos compost, nada de químicos sino controladores biológicos, por ejemplo si hay   hongos usamos control biológico, con tricoderma.”

Sostuvo también el agricultor que se publicita mucho el Agua Potable Rural (APR) como la solución para el campo. “Se llenan la boca con el Agua Potable Rural, inaugurando APRs. Y nosotros nos preguntamos de qué sirve eso con las napas contaminadas. Nos van a vender agua contaminada de pozos que se están haciendo en la ciudad. Tenemos que hacer toma de muestras. Las empresas  nos ofrecieron cosas. Yo las rechacé. No le hemos firmado documentos a nadie.”
Denuncia a continuación que las empresas devuelven el agua con contaminante de todo tipo, antibióticos, fecas, químicos, agregando: “No hay planta de tratamiento. Una empresa se dio el lujo de hacer un dique y desvió el río, y no la sancionaron. Las pisciculturas se aprobaron solo con Declaración de Impacto Ambiental.  Hay que vivir en el campo para saber contar lo que he vivido. Yo he rechazado ofertas de las empresas para comprarnos, no he firmado ningún documento y menos uno en blanco. Nosotros necesitamos agua  como seres humanos, también de riego para los vegetales, la requieren las aves y también se usa en turismo y recreación. Todos esos usos están afectados.”

Según el dirigente, el compromiso actual de Bolívar Ruiz, Director Regional del Servicio de Evaluación Ambiental,   es investigar la situación para determinar científicamente la calidad de las aguas del río Caliboro. En 2012, con el gobierno anterior, promesas similares no tuvieron ningún resultado.  Durante el conversatorio, surgieron propuestas de iniciativas paralelas que permitirían avanzar en las mediciones en forma independiente, a partir de experiencias desarrolladas en otras regiones.

El debate sobre el TPP concluyó compartiendo una pizza vegetariana gigante, sellando el compromiso de los presentes de llevar estos temas al conjunto de la comunidad.. También se expresó interés en fomentar a nivel local la práctica de intercambios de semillas y apoyar las experiencias en curso de producción agroecológica y con semillas antiguas,  para recuperar los sabores  y la salud de las personas.


         ​

--
Lucía Sepúlveda Ruiz

www.periodismosanador.blogspot.com

Publicada en diario electrónico Clarin de Chile esta nota sobre conversatorio en Los Angeles sobre el TPP

Chile / Wallmapu: SICARIOS ASESINAN A MACARENA VALDÉS, ESPOSA DE WERKEN DE LA COMUNIDAD DE LIQUIÑE

Posted by Socialismo Revolucionario on martes, agosto 30, 2016

SICARIOS VINCULADOS A EMPRESA HIDROELÉCTRICA ASESINAN A MACARENA VALDÉS ESPOSA DE WERKEN DE LA COMUNIDAD DE LIQUIÑE RUBÉN COLLÍO DELANTE DE SU HIJO DE UN AÑO Y MEDIO.



LOS HECHOS.
El día lunes 22 de agosto, en horas de la tarde, SICARIOS vinculados a intereses de la Empresa Hidroeléctrica que construye la CENTRAL DE TRANGUIL en el Territorio de Liquiñe, Panguipulli, ingresaron a la Vivienda de la Familia Collío Valdés donde se encontraba Macarena, la esposa,30 años, en compañía de su pequeño hijo de un año y medio, y procedieron a asesinarla por asfixia, delante del niño; luego, para simular un suicidio, la colgaron. El cuerpo fue encontrado por otro de los cuatro hijos del matrimonio cuando el volvió de la escuela y dio la alarma a la comunidad.  Rubén Collío, el esposo, había salido no hacía mucho, con otro de los hijos a realizar un trabajo en la Zona.

Rubén Collío Benavides, Ingeniero Ambiental, junto a su esposa Macarena Valdés, como jóvenes profesionales, tomaron la decisión de abandonar Santiago e irse a vivir a las Comunidades. Eligieron el Territorio de Tranguil, de incomparable belleza en la Comuna de Panguipulli. Le arrendaron un pequeño campo a la Sra. Mónica Painemilla, en el Territorio de Tranguil, Comunidad de Liquiñe, Comuna de Panguipulli. Como parece no ser excepción en todo el territorio mapuche, Tranguil era el centro de un conflicto entre las Comunidades y la Empresa austríaca RP GLOBAL que construye una central Hidroeléctrica. Rubén Collío tenía los conocimientos profesionales y científicos para sustentar las objeciones de las Comunidades a las imposiciones y actos de facto de las Empresas que operan en el proyecto. Por ello la comunidad lo acogió como werken (vocero).

El medio independiente MAPUEXPRESS da a conocer las declaraciones de la Sra. Mónica Painemilla quien informa que,
“Queremos informar también que el 21 de agosto de 2016, dos días antes de esta situación, dos enviados de la empresa austriaca RP Global, llegaron hasta donde la titular del predio, Mónica Painemilla, quien no ha dado ninguna autorización para realizar obras en su terreno. Estos enviados de RP Global le indicaron a Painemilla que echaran a Rubén Collío y su familia del predio en Tranguil, ya que el werken Collío estaba siendo amenazado por gente favorable a la empresa. Al día siguiente en la tarde, 22 de agosto de 2016, la esposa del werken Rubén Collio; Macarena Valdés, es encontrada muerta en su casa, en extrañas circunstancias.

Esas no fueron las únicas amenazas que recibió Rubén Collío. En varias ocasiones anteriores le habían trasmitido a través de terceros que algo grave le podía ocurrir. Lo que resulta increíble para personas de carácter democrático es que después del asesinato de su esposa, llegan nuevas amenazas “…díganle ahora que le vamos a quemar la casa”.

Con total cinismo, al día siguiente de la intrusión a la vivienda de la familia Collío-Valdés y el asesinato de la esposa, llegan, a las 06 de la maña, frente a la casa donde ocurrió el crimen,  los trabajadores de SAESA, empresa contratista de RP GLOBAL a instalar las faenas de instalación del cableado de Alta Tensión, en el sector entrada de Tranguil, apoyados por Carabineros a cargo del Teniente Francisco Sánchez de la Tenencia de Liquiñe, como informa el medio electrónico independiente MAPUEXPRESS.

Según fuentes de la Comunidad, en la zona operan estructuras paramilitares de extrema derecha vinculadas a familias de antiguos colonos que históricamente han amedrentado o impuesto a la fuerza su dominio en el territorio. No se descarta, tampoco que los SICARIOS hayan sido trasladados de otros territorios. La comunidad conoce los nombres de las personas que han hecho las amenazas y esa es una pista concreta desde donde la policía de investigaciones debe iniciar las diligencias para identificar, detener y llevar a la justicia a los asesinos de Macarena Valdés.

Las Comunidades emitieron declaraciones que en lo medular enfatizan lo siguiente:
“Ante estos sucesos queremos denunciar y expresar nuestro profundo rechazo ante el actuar y poco criterio de Carabineros de la Tenencia de Liquiñe, que parece resguardar los intereses de la empresa austriaca RP Global, agrediendo a los ciudadanos que reclaman sus derechos, negando la información cuando se les solicita. Queremos señalar que la empresa no presentó ninguna autorización para realizar estas obras.
Nos indigna profundamente, la falta de criterio y de respeto por los difíciles momentos que vive la familia y la comunidad ante la muerte de nuestra lamgen, ya que las obras se estaban realizando en frente y parte del predio en el que vive el werken Rubén Collío y su familia”.

Denuncian la lenta reacción de parte de las autoridades regionales para abordar situaciones que afectan a las comunidades, ante la intromisión deempresas hidroeléctricas extranjeras que generan desarticulación social y grados de violencia de las que nadie se hace cargo.Esto ocurre por falta de implementación del convenio 169 de la OIT y las adecuaciones que el Estado debe realizar obligatoriamente en los reglamentos, leyes sectoriales y ambientales.

Rubén Collío Benavides, el joven ingeniero ambiental es uno de los hijos de Marcelino Collío Calcomín y Carmen Benavides. Marcelino Collío, también Ingeniero Ambiental, recientemente fue candidato a Diputado por el Partido Wallmapuwen y es una de las figuras políticas relevantes en el proceso de la constituyente del pueblo mapuche.

Rubén, junto a sus hermanos, es uno de nuestros niños de la cárcel, cuando de muy pequeños nos visitaban junto a sus madres en la Cárcel Pública donde permanecíamos presos por nuestra lucha contra la Dictadura Cívico Militar y la recuperación de la Democracia decente.

Llamamos a denunciar nacional e internacionalmente estos hechos. Un especial llamado a los demócratas de Austria y la Comunidad Europea para que denuncien los atropellos y asesinatos que vinculan a Empresas extranjeras que quieren lucrar sin respetar los derechos y valores de nuestras Comunidades originarias.

Llamamos a denunciar y presionar a las autoridades del Ministerio de Energía, el Ministerio del Interior y toda repartición oficial para que con prontitud investiguen a fondo este asesinato y estos atropellos y se identifique y aprese a los culpables.

Invitamos a ejercer la solidaridad activa con Rubén Collío y la Comunidad de Liquiñe para sostener económicamente sus Derechos y su resistencia. Finalmente les invitamos a inscribirse en el COMITÉ DE SOLIDARIDAD MACARENA VALDÉS – TRANGUIL, para organizar la movilización pública, la recolección de medios y recursos para la familia y la comunidad, y las acciones de denuncia activa.
Para las expresiones de solidaridad con la familia:
Marcelino Collío:  marcelino.collio@gmail.com ; Cel.9 9562 9263
Para ser parte del Comité de Solidaridad MACARENA VALDÉS – TRANGUIL, les invitamos a comunicarse conCarlos Moya,cmoyau@hotmail.com

NO HABRA IMPUNIDAD, ¡HABRÁ JUSTICIA!
es una causa justa, se tiene que escuchar nuestra voz
se debe hacer sentir nuestra esperanza.


Nota: les invitamos a revisar la nota y testimonios recogidos por MAPUEXPRESS que se adjuntan.



ANTECEDENTES DE LOS HECHOS PUBLICADOS POR EL MEDIO INDEPENDIENTE MAPUEXPRESS (http://www.mapuexpress.org/?p=10597)

Alerta por conflicto hidroeléctrico: Graves hechos de violencia a familias Mapuche en Tranguil, comuna de Panguipulli

Extendemos a continuación, nota informativa, video y audio compartido por Puelche Comunicaciones este 23 de Agosto en horas de la noche.

Tranguil es una localidad cordillerana de la comuna de Panguipulli, que se ha visto invadida por la austríaca RP global y su proyecto Minicentral Tranguilrealizando una vulneración de derechos colectivos de las comunidades y del Convenio 169 ante la lenta reacción y anuencia de las autoridades regionales.  

Se extiende al final declaración pública y fotografías de Coordinación Newen de Tranguil ante las acciones profanatorias y falta de criterios de RP Global, Saesa, Carabineros de Chile, en el contexto de la muerte en extrañas circunstancias de Macarena Valdés, esposa y compañera del werken Rubén Collío de la Coordinación Newen de Tranguil.

También se extiende entrevista a Mónica Painemilla, Propietaria del terreno donde vive el Werken Rubén Collío, donde se explica accionar de carabineros y empresa en instalación de tendido de alta tensión. También da luces del nivel de violencia generado por RP Global y su proyecto Mini Central Tranguil debido a la visita de dos personas enviadas por esta empresa exigiendo la expulsión de Rubén Collío y familia, días antes que fuera encontrada muerta en extrañas circunstancias, Macarena Valdés, esposa y compañera del werken Rubén Collío de la Coordinación Newen de Tranguil.

Escuchar
También, ver video donde los habitantes de Tranguil explican el avance y las prácticas de esta empresa en el territorio.

VER VIDEO

Panguipulli/Tranguil:“Nos indigna la falta de respeto y de criterio hacia nuestros derechos ancestrales como comunidades mapuche”

Declaración Pública ante las acciones profanatorias y falta de criterios de RP Global, Saesa, Carabineros de Chile en el contexto de la muerte en extrañas circunstancias de Macarena Valdés, esposa y compañera del werken Rubén Collío de la Coordinación Newen de Tranguil.

Las organizaciones, agrupadas en la Coordinación Newen de Tranguil, localidad cordillerana ubicada en la comuna de Panguipulli, Región de los Ríos declaran a la opinión pública lo siguiente:
El día de hoy 23 de agosto, desde las 06 de la mañana laempresa RP global coludida con la empresa Saesa comenzaron las faenas de instalacióndel cableado de alta tensión en el sector entrada Tranguil, sin autorización de los propietarios, apoyados por carabineros, a cargo del teniente Francisco Sánchez de la Tenencia de Liquiñe.

Carabineros negó dar información respecto al procedimiento cuando se les solicito, intentando además detener a los que solicitaban las explicaciones. Del mismo modo la empresa no entrego información de los permisos para la ejecución de las obras. Este predio es arrendado por el Werken de la coordinación Newen de Tranguil; Rubén Collío, quien vive con su familia hace un par de años en este sector.

Queremos informar también que el 21 de agosto de 2016, dos días antes de esta situación, dos enviados de la empresa austriaca RP Global, llegaron hasta donde la titular del predio, Mónica Painemilla, quien no ha dado ninguna autorización para realizar obras en su terreno. Estos enviados de RP Global le indicaron a Painemilla que echaran a Rubén Collío y su familia del predio en Tranguil, ya que el werken Collío estaba siendo amenazado por gente favorable a la empresa.

Al día siguiente en la tarde, 22 de agosto de 2016, la esposa del werken Rubén Collio; Macarena Valdés, es encontrada muerta en su casa, en extrañas circunstancias.

Ante estos sucesos queremos denunciar y expresar nuestro profundo rechazo ante el actuar y poco criterio de Carabineros de la Tenencia de Liquiñe, que parece resguardar los intereses de la empresa austriaca RP Global, agrediendo a los ciudadanos que reclaman sus derechos, negando la información cuando se les solicita. Queremos señalar que la empresa no presentó ningunaautorización para realizar estas obras.

Nos indigna profundamente, la falta de criterio y de respeto por los difíciles momentos que vive la familia y la comunidad ante la muerte de nuestra lamgen, ya que las obras se estaban realizando en frente y parte del predio en el que vive el werken Rubén Collío y su familia.

Nos molesta la lenta reacción de parte de las autoridades regionales para abordar situaciones que afectan a las comunidades, ante la intromisión de empresas hidroeléctricas extranjeras que generan desarticulación social y grados de violencia de las que nadie se hace cargo. Esto ocurre por falta deimplementación del convenio 169 de la OIT y las adecuaciones que el Estado debe realizar obligatoriamente en los reglamentos, leyes sectoriales y ambientales.

Las comunidades afectadas, a pesar de amedrentamientos y amenazas, no descansaremos y estaremos en alerta y exigir una investigación para clarificar los hechos de estos últimos días y para impedir la instalación de centrales y empresas que intentan lucrar con nuestro territorio y sus bienes comunes,

Tenemos la convicción que defendemos nuestros derechos y que tenemos la obligación de defender el territorio y la vida, para el futuro de todos. Hacemos un llamado a todas los habitantes de nuestra comuna, a los dirigentes de comunidades y organizaciones socioambientales de la región y del país a acompañar a nuestro Werken Rubén Collío en este doloroso momento, demostrando nuestra unión y fuerza.

Fuera las centrales hidroeléctricas DEL WALMAPU. Tranguil, Comuna de Panguipulli, Región de los Ríos. PUKEM, 23 de agosto de 2016.

Resultado de imagen para ESPOSA DE WERKEN DE LA COMUNIDAD DE LIQUIÑEResultado de imagen para ESPOSA DE WERKEN DE LA COMUNIDAD DE LIQUIÑE

Chile - Fiscalía Nacional investiga 7 nuevas empresas y politicos a investigación por soborno en tramitación parlamentaria de ley de pesca

Posted by Socialismo Revolucionario on martes, agosto 16, 2016

Investigan presuntos nexos entre parlamentarios del Bío Bío y Corpesca

Luego de que el fiscal Emiliano Arias -a cargo del Caso Corpesca- ordenara una serie de diligencias en las oficinas de las pesqueras que están asociadas a la Asipes, donde se requisó la contabilidad de una serie de empresas de la Región del Bío Bío, vuelve a la palestra la presunta participación de parlamentarios de la zona en la tramitación de la cuestionada ley de pesca.

Para uno de los abogados querellantes del caso, Matías Ramírez, esta arista – que tiene como núcleo al Bío Bío – se desprende de 2 investigaciones distintas.

Una, la causa Soquimich, a través de una serie de “boleteros” que respondían Pablo Longueira y la segunda, correspondiente a una serie de correos electrónicos donde se hace mención a congresistas de la octava región, quienes habrían participado activamente en la creación de esta ley; eso si, bajo los “lineamientos” y dirección de Asipes.

El jurista afirmó que hasta el momento la investigación se encuentra en etapa de “levantamiento de información” y no descartó que se llame a declarar a los parlamentarios que se vean involucrados, mas allá de los que ya han sido nombrados en este caso, como el exsenador, el DC Hosain Sabag.

El gerente de la Asociación de Pequeños y Medianos Empresarios Pesqueros del Bío Bío, Alfredo Irarrazaval, valoró que este caso se “abra” precisamente en la región, ya que a su juicio era absolutamente necesario y “evidente”.

Afirmó eso si, que “no le sorprende“, ya que de los 13 parlamentarios de la zona, 6 fueron parte de la Comisión de Pesca en el momento en que se tramitó la cuestionada ley y recordó la cercanía entreLuis Felipe Moncada -gerente de Asipes – y la UDI.

Nueva arista del Caso Corpesca que -esta vez- apunta directamente a los parlamentarios de la región y sobre todo, los que eran miembros de la Comisión de Pesca al momento de tramitar la cuestionada ley vigente.

Recordemos que en esta investigación financiera, se recolectaron los libros de contabilidad y los honorarios -entre los años 2010 y 2014- de de las pesqueras Orizon S.A, Coloso S.A, Blumar S.A, Grimar S.A, Landes S.A, Bahía Coronel S.A. y Alimentos del Mar S.A.








http://www.biobiochile.cl/noticias/nacional/chile/...

Hepatitis C: cómo la especulación financiera afecta al acceso a los medicamentos

Posted by Socialismo Revolucionario on martes, agosto 16, 2016

Capitalismo / Medicina
Hepatitis C: cómo la especulación financiera afecta al acceso a los medicamentos

Víctor Roy y Lawrence King *

thebmj, 27-7-2016
Traducción de Viento Sur

Los medicamentos basados en sofosbuvir suponen un importante paso adelante para los enfermos de hepatitis C, ya que comportan unos porcentajes de curación superiores al 90 %. El virus de la hepatitis C es uno de los principales agentes infecciosos mortales en todo el mundo y afecta desproporcionadamente a grupos vulnerables como personas que se inyectan drogas o tienen VIH/sida/1 [Para las notas, véase el original (en inglés) en:http://www.bmj.com/content/354/bmj.i3718]. Incluso después de conceder descuentos sobre una lista de precios de EE UU de alrededor de 90 000 dólares (80 000 euros) por un tratamiento de tres meses, el coste de estos medicamentos, fabricados por Gilead Sciences, ha puesto en jaque los presupuestos del Estado y forzado un racionamiento. El precio del sofosbuvir ha sido objeto de un debate a escala mundial sobre la asequibilidad de los sistemas actuales de desarrollo de medicamentos, y el Senado de EE UU ha llevado a cabo un estudio sobre la política de precios de Gilead durante 18 meses y sus consecuencias para los presupuestos sanitarios y el acceso de los pacientes/2.
Un argumento que se alega a favor de los precios elevados es que los medicamentos curativos representan un importante aumento de valor para los pacientes y los sistemas sanitarios. En efecto, son mucho más eficientes que muchos medicamentos muy caros que solo comportan ventajas marginales. Sin embargo, si una empresa tiene la posibilidad de aplicar precios elevados es, en última instancia, gracias al hecho de que dispone de un monopolio a través de las patentes, que el sector defiende desde hace tiempo como un instrumento necesario para favorecer la onerosa labor de investigación y desarrollo. Los críticos, sin embargo, sostienen que estos costes son exagerados/3, 4, 5.
El caso de la hepatitis C nos sirve para poner de relieve otra dinámica que echamos en falta en el debate: el modelo financiero que mueve a las grandes empresas y sus accionistas. Para maximizar el aumento de los ingresos, grandes empresas como Gilead compiten a menudo por la onerosa adquisición de laboratorios que poseen compuestos prometedores. Los beneficios obtenidos se revierten a los accionistas en vez de invertirlos en investigaciones de fase temprana. Este ciclo especulativo infla los precios de los medicamentos e impide el acceso asequible a los pacientes actuales y futuros.
La comercialización de sofosbuvir
En la década de 2000 se creó una pequeña empresa, Pharmasset, derivada de un laboratorio financiado con fondos públicos de la Universidad de Emory, para desarrollar el sofosbuvir, el compuesto básico de la nueva clase de terapias de curación de la hepatitis C/6. Financiada al principio por fondos de capital riesgo y al final con la salida a bolsa, el gasto total de la empresa en investigación y desarrollo (2003-2011), registrado por la Comisión del Mercado de Valores de EE UU, ascendió a 271 millones de dólares por sofosbuvir y otros compuestos que después fueron desechados/7, 8. De esta suma total, Pharmasset informó de que había dedicado 62,4 millones específicamente al desarrollo de sofosbuvir desde la investigación preclínica hasta los ensayos de fase II/6. En aquel momento, Pharmasset cifró en 125,6 millones el futuro presupuesto para los ensayos de fase III y la aprobación de sofosbuvir por parte de la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA), con lo que el coste total anterior y previsto de desarrollo del medicamento ascendía a 188 millones/6.
Los ensayos de fase II de sofosbuvir mostraron unas tasas de curación más prometedoras que las previstas internamente por Gilead/9. Calculando anticipadamente un mercado de 20 000 millones anuales durante los próximos años, Gilead adquirió Pharmasset en noviembre de 2011 por 11 000 millones, pagando con dinero obtenido de los beneficios de ejercicios anteriores y nuevo endeudamiento/10. Gilead consiguió la aprobación de sofosbuvir en diciembre de 2013, tras la conclusión de cuatro estudios de registro de fase III y gracias al mecanismo de aprobación acelerada de la FDA/11.
Desde entonces, la empresa ha combinado el sofosbuvir con una serie de inhibidores de la proteasa de su propiedad (ledipasvir en Harvoni, por ejemplo), con el fin de crear un único medicamento de administración oral que acorta el tratamiento de doce semanas a menos de ocho para algunos pacientes. Pese a que Gilead no ha comunicado los costes de sus compuestos desechados y de su investigación propia anterior, ha notificado al Senado de EE UU un coste total de 880,3 millones de dólares para el desarrollo de sofosbuvir sobre la base de ensayos clínicos realizados de 2012 a 2014/12.
Coste de adquisiciones especulativas
La función de Gilead como especialista en la adquisición y aprobación del desarrollo de medicamentos para la hepatitis C refleja una preferencia estratégica basada en cálculos financieros. En un informe de abril de 2015, el entonces director ejecutivo, John Martin, reafirmó este planteamiento ante los inversores de Gilead: “Nos gustan sobre todo las cosas en que podemos intervenir en la fase III y acelerar los respectivos productos en el proceso de aprobación o en la ampliación de las indicaciones después del proceso de aprobación”/13. La preferencia de Gilead forma parte de un patrón común a todo el sector. Un estudio de 2014 reveló que las empresas consideradas “exitosas” obtenían más del 70 % de sus ingresos con productos desarrollados por otras empresas/14.
El sector financiero favorece esta dinámica evaluando las grandes compañías no tanto a la luz de sus beneficios, sino de las expectativas de aumento a corto plazo (trimestral y anual) de sus ingresos. Para las empresas cuyos proyectos propios no parecen muy prometedores, la manera más rápida de incrementar los ingresos pasa por aumentar el precio de los productos existentes o por adquirir compuestos que ya han mostrado buenas perspectivas de éxito en los ensayos de fase temprana.
En una entrevista publicada en diciembre de 2015 en el Financial Times, el vicepresidente ejecutivo de Gilead para investigación y desarrollo, Norbert Bischofberger, expuso las implicaciones financieras de la estrategia basada en adquisiciones: “Desde el punto de vista filosófico, preferimos esperar a tener más certeza y pagar más dinero, que es lo que hicimos con Pharmasset, en vez de adquirir algo que sea barato, pero cargado de incertidumbre”/15. En efecto, el coste especulativo de la adquisición de sofosbuvir superó con creces el gasto real de Pharmasset y Gilead en el desarrollo clínico.
No hay duda de que las grandes compañías que operan como fondos de inversión aceptan los fracasos y fomentan la actividad de pequeños equipos innovadores y capitales riesgo que a menudo se consideran más eficientes a la hora de abordar fases de investigación más arriesgadas. Sin embargo, este modelo basado en las adquisiciones dificulta en dos sentidos la fijación de precios asequibles para los medicamentos. En primer lugar, el coste del desarrollo de un medicamento aumenta debido a las guerras de ofertas y a las “competiciones” (cuando varias granes compañías tratan de adquirir compuestos similares en las fases finales del desarrollo de un medicamento, a menudo mediante la adquisición). Por ejemplo, Gilead tuvo que competir contra otras compañías por la compra de Pharmasset, ofreciendo cerca del 40 % por encima de su valoración, en las últimas semanas antes de su adquisición por 11 000 millones de dólares/16. Esto también incrementó rápidamente el valor especulativo de otras pequeñas empresas de reciente creación que tenían compuestos contra la hepatitis C, de modo que Merck y Bristol-Myers Squibb se gastaron 3 850 millones y 2 500 millones, respectivamente, en adquisiciones subsiguientes/17, 18. El coste de estas carreras de armamentos de última fase en busca de ingresos ha pasado a formar parte de la justificación que aduce el sector para explicar los precios elevados de los medicamentos. Los llamamientos a favor de una mayor transparencia de los costes de desarrollo del sector deben tener plenamente en cuenta esta dinámica financiera/3, 19.
En segundo lugar, puesto que las compañías ostentan el monopolio, protegido por sus patentes, sobre los nuevos medicamentos, pueden aplicar precios elevados para incrementar sus beneficios a largo plazo y realizar nuevas adquisiciones de fase avanzada. De acuerdo con la investigación del Senado de EE UU sobre Gilead, aunque Pharmasset había pensado inicialmente en fijar un precio de 36 000 dólares por sofosbuvir, Gilead lo fijó finalmente en 84 000 dólares en su tarifa de mercado tras una deliberación interna sobre numerosos factores, incluida la evaluación de los precios elevados de medicamentos anteriores y de la capacidad de pago de los sistemas sanitarios/12. Cuando le preguntaron en la entrevista del Financial Times qué iba a hacer la compañía con todo su dinero, Bischofberger dijo: “Bueno, tenemos puesta la mirada en el mundo exterior; tenemos unos flujos de tesorería increíbles y estamos buscando oportunidades”/15. El ciclo resultante de acumulación de beneficios, especulación y precios altos agrava el problema del acceso asequible a los medicamentos.
Empleo del dinero que gana Gilead con la hepatitis C
Si se observa a qué destina Gilead los beneficios que obtiene con la hepatitis C se verá una segunda forma de especulación que relativiza la supuesta relación entre los precios elevados y la labor de innovación. En el primer trimestre de 2016, Gilead había acumulado más de 35 000 millones de dólares de ingresos por la venta de medicamentos contra la hepatitis C desde su lanzamiento en diciembre de 2013. Estos ingresos triplican con creces el coste de la adquisición inicial de Pharmasset y multiplican casi por 40 el coste indicado por Gilead y Pharmasset para el desarrollo de los medicamentos basados en sofosbuvir/20. En 2015, los ingresos de la empresa obtenidos con los medicamentos contra la hepatitis C superaron los 19 000 millones de dólares, el equivalente a dos tercios del presupuesto de los Institutos Nacionales de Salud de EE UU para el mismo año, que ascendía a 30 400 millones de dólares/21. El margen de beneficio de Gilead, que fue del 55 % en 2015/21, destaca incluso en un sector que de por sí suele aventajar a los demás. Según los datos que figuran en la lista Fortune 500 de Forbes –una clasificación anual de las mayores empresas de EE UU–, el sector farmacéutico ha sido de lejos el más rentable de todos los sectores, con un margen de beneficio medio del 17,44 % de 1995 a 2015, frente a un promedio del 4,34 % de todos los demás sectores.
Aparte de acumular una porción de este dinero para futuras adquisiciones –Gilead atesora casi 21 000 millones de dólares en efectivo/22–, ¿adónde han ido a parar estos beneficios? A comienzos de 2015, la empresa anunció una “recompra de acciones” por importe de 27 000 millones de dólares que se llevaría a cabo a lo largo de los años siguientes. La recompra de acciones, una práctica que comenzó en la década de 1980 y alcanzó su cénit en los últimos años, es una maniobra financiera en que una empresa compra sus propias acciones para incrementar el valor de las restantes/23, 24. El mundo financiero espera ahora que las empresas premien a sus accionistas con la recompra de acciones, especialmente cuando se considera que una acción está infravalorada o cuando los ejecutivos e inversores consideran que otras inversiones de capital, como un proyecto de investigación de larga duración, son demasiado arriesgadas/25.
Ahora bien, esta estrategia financiera reduce la inversión en proyectos de fase temprana, que son cruciales para la futura innovación/26. En el último decenio, por ejemplo, Pfizer ha destinado 139 000 millones de dólares a los accionistas, principalmente mediante la recompra de acciones, y tan solo 82 000 millones a investigación y desarrollo/27. En diciembre de 2014, Merck se gastó 8 400 millones de dólares en la adquisición de Cubist Pharmaceuticals, un laboratorio especializado en el desarrollo de fármacos para combatir los Staphylococcus aureus resistentes a la meticilina. El año siguiente, Merck anunció el cierre de la unidad de investigación de fase temprana de Cubist, despidiendo a 120 trabajadores. Es posible que Gilead vaya por el mismo camino. El aumento de las inversiones de la empresa en investigación y desarrollo (de 2 100 millones en 2013 a 3 000 millones en 2015) resulta ridículo en comparación con los incrementos recientes del dinero dedicado a la recompra de acciones/28. Una estrategia de recompra a corto plazo podría limitar el acceso a futuras innovaciones para los pacientes a largo plazo.
El sesgo del modelo público-privado
Puede que algunos aleguen que la merma del acceso en aras a la innovación es consecuencia lógica de la competencia entre empresas privadas en un mercado libre que tratan de maximizar sus beneficios/29. Sin embargo, los Estados protegen a las empresas farmacéuticas frente a los mercados verdaderamente libres por medio de las patentes, el suministro exclusivo de datos y la prohibición de la reimportación de medicamentos/30. Los Estados también invierten en bienes públicos como la ciencia básica, el desarrollo tecnológico y las empresas innovadoras de nueva creación, así como en medicamentos para grupos vulnerables que de otro modo no podrían adquirirlos/31. Pese a que los inversores privados deberían ser premiados por los avances importantes, el empleo de estos privilegios garantizados públicamente para aplicar precios que limitan el acceso y para la recompra de acciones plantea la duda de si los riesgos y los beneficios de la innovación están repartidos adecuadamente/32.
En el caso de la hepatitis C, investigadores financiados con dinero público en EE UU y Alemania desarrollaron en la década de 1990 un replicón subgenómico, un instrumento de investigación que permite superar las barreras técnicas que dificultan las pruebas de compuestos antivirales/33, 34. Apath, una empresa creada en la Universidad de Nueva York, comercializó el replicón con la aportación financiera del programa de pequeñas empresas e innovación de los Institutos Nacionales de Salud de EE UU (NIH)/35. El replicón atrajo nuevas inversiones privadas al desarrollo de medicamentos contra la hepatitis C, incluida la de Pharmasset/36, 37. El laboratorio del que surgió Pharmasset se nutrió de la financiación de los NIH y de la Administración de Veteranos de EE UU, y la nueva empresa, al igual que Apath, recibió posteriormente más de 2 millones de dólares de financiación de los NIH/38, 39.
Hace poco, sin embargo, un análisis de las declaraciones de renta de Gilead reveló que la empresa había recurrido a una práctica común del sector para evitar el pago de casi 10 000 millones de impuestos en EE UU: transfirió la propiedad intelectual de la empresa en materia de hepatitis C a una filial irlandesa/40. Mientras, el público paga dos veces: por las inversiones tempranas cruciales en investigación y por los medicamentos de precio elevado. El programa estadounidense Medicare para las personas de más de 65 años de edad, por ejemplo, se gastó más de 9 000 millones dólares en medicamentos para la hepatitis C en 2015, casi el 7 % de su presupuesto para medicamentos de venta con receta/41. El informe del Senado de EE UU reveló asimismo que Medicaid gastó más de 1 000 millones de dólares en 2014 para tratar a tan solo el 2,4 % de sus afiliados aquejados de hepatitis C/42.
Estas presiones financieras han reducido el tan cacareado potencial de salud pública de estos medicamentos. Pese a que el tratamiento de los pacientes en fases más tempranas (niveles de fibrosis F0 a F2 en el sistema de clasificación más común) puede reducir los riesgos de progresión y transmisión de la enfermedad/43, los precios elevados han inducido a muchos sistemas sanitarios públicos de EE UU y Europa a tratar únicamente a los pacientes más graves/44, 45. Los inversores, sin embargo, pueden sacar provecho de estas restricciones, demostrando las consecuencias de un modelo público-privado peligrosamente sesgado. Michael Yee, uno de los principales analistas sobre la hepatitis C que trabaja para el banco de inversiones canadiense RBC Capital Markets, resumió esta posibilidad en una nota a sus clientes de mayo de 2014: “Si los pagadores priorizan o racionan a los pacientes y limitan el uso a tan solo F3-4, ¿sería esto malo por el hecho de que F3-4 solo representa el 30 % del mercado? Nuestras conversaciones con inversores a lo largo de la última semana indican que el ingreso máximo será menor a corto plazo, pero que el largo plazo puede ser mucho más largo… así que esto es mucho más atractivo… Si cualquiera, incluido Medicaid, empieza a limitar la administración a tan solo los pacientes más graves… esto no nos preocuparía mucho y podría resultar mejor a largo plazo.”/46 La predicción de Yee sobre el número mayor de pacientes infectados solo podría verse relativizada si los recientes anuncios sobre las mayores rebajas por parte de Gilead y la eliminación de las restricciones en algunos sistemas sanitarios pasan a formar parte de una estrategia más amplia de salud pública/47, 48.
Búsqueda de modelos futuros
Se han propuesto mecanismos para proporcionar a los sistemas sanitarios mayores poderes de negociación para determinar el precio y el valor/49. Podrían contemplarse planteamientos particulares para tratamientos innovadores de enfermedades de elevada prevalencia e infecciosas como la hepatitis C, como por ejemplo las centrales de compra de varios sistemas sanitarios a fin de incrementar los descuentos por volumen/50. Otra propuesta limitaría la recompra de acciones para asegurar que los precios y los beneficios estén vinculados a las reinversiones en vez de a los mandatos a corto plazo determinados por los accionistas/51, 52.
A largo plazo habría que probar y favorecer nuevos modelos organizativos y de negocio para el desarrollo de medicamentos, especialmente en ámbitos de interés para la salud pública. Un grupo ha documentado recientemente 81 modelos diferentes que ya están ensayándose en varios países/53. Muchos de ellos se basan en el principio de “desvinculación”, según el cual el coste de investigación y desarrollo se separa del precio del medicamento. En su lugar, una combinación de subvenciones que impulsan la investigación y de importantes premios concedidos al alcanzarse determinados hitos que favorecen la ampliación de la aplicación de terapias prometedoras estimula la competencia entre equipos de distintas empresas. Los pagadores de dichos premios –sistemas públicos, fondos internacionales o combinaciones de financiadores públicos y privados– conceden entonces bajo licencia los derechos de fabricación para producir medicamentos a un precio más cercano al coste de producción.
Un ejemplo destacado de este modelo es la Iniciativa de Medicamentos para Enfermedades Olvidadas, una red de investigación y desarrollo público-privada colaborativa que ha desarrollado seis tratamientos en el último decenio a un coste de 205 millones de dólares/54. Pese a su reducido volumen, el modelo de las enfermedades olvidadas demuestra que planteamientos alternativos en materia de investigación y desarrollo pueden ser financiera y socialmente eficientes y ofrece enseñanzas que podrían probarse en otros ámbitos terapéuticos. En última instancia, lo que hace falta es innovar la innovación. No tener en cuenta las consecuencias de las organizaciones, sistemas e imperativos financieros que prevalecen en el desarrollo de medicamentos tendrá su coste tanto para los pacientes actuales como para los futuros.
* Víctor Roy es investigador doctoral y Lawrence King es profesor de sociología y economía política.

Notas
Véase el original (en inglés) en: http://www.bmj.com/content/354/bmj.i3718

Visita nuestra Revista SR

Visita nuestra Revista SR
Hacer click e imagen para visitar

Visita Correo SR , nuestro informativo diario

Visita Correo SR , nuestro informativo diario
Hacer click en imagen para visitar

Visita nuestra sección Juventud y Lucha

Visita nuestra sección Juventud y Lucha
Hacer click en imagen para visitarla

Visita nuestra Biblioteca Socialista

Visita nuestra Biblioteca Socialista
Hacer click en imagen para visitar